Foto de película

ajiesdulces.jpg

La historia de esta foto es más o menos de película…

Estábamos en pleno rodaje de “La Virgen Negra”, era mi primer trabajo grande, bien pagado y profesional  como foto fija para cine y había llegado de la mano de mi tía Cocó, quien confió lo suficientemente en mí como para recomendarme e insistir en que me dieran una oportunidad.

Toda la película está estrechamente relacionada con la cocina, de manera casi inadvertida, pero estrechamente ligada. No me di cuenta sino mucho tiempo después. Como también me di cuenta que muchas de las fotos por fuera de lo que era mi trabajo de foto fija estaban también relacionados con esos momentos culinarios, con esas escenas cálidas, llenas de realismo mágico y sabor. Diego Rísquez fue el director de arte de la peli. E hizo un trabajo muy especial. Todo lleno de un color rojo intenso y de un verde voraz… colores muy presentes en cada cuadro.

Recuerdo claramente el momento de esta foto: La cámara colgaba de una especie de polea pues la escena sería rodada en un vaivén a lo largo y ancho de la cocina de la casona donde se filmaba. Tres mujeres y actrices maravillosas charlarían relajadamente mientras cocinaban pescados, tostones y otras maravillas típicas de la costa venezolana. Así que sólo habría espacio para el camarógrafo, el asistente de cámara y las tres actrices, nada más. Nada de fotos, no había lugar donde esconderse para tomar alguna. Tendría que esperar. Y así fue. Al final de la escena pude tomar alguna foto antes de que Jeska Lee Ruiz, Caridad Canelón y Melissa Hinojosa se fuesen… Y me quedé mirando un rato más, creo que impactada por el rojo de los ajíes. Y de allí salió esta foto. De esa necesidad de guardar un poco de tanto rojo, de tantos olores, de tanto sabor.

Toda la película la fotografié con una compacta… Era la primera cámara digital que tenía en mis manos y mi cabeza aún pensaba en carrete, en blanco y negro, en película, en revelado… en otros tiempos que no eran los adecuados para trabajar en una peli que se rodaría durante muchas semanas entre la costa venezolana y la capital.

Esto fue en el 2008 y aún sigo poniendo en práctica mucho de lo aprendido a lo largo de esas semanas.